Inicio

Síndrome de la clase turística

La inmovilidad de las extremidades inferiores en viajes en avión, de más de 3 horas de duración, las largas esperas en los aeropuertos, así como la deshidratación y el consumo de alcohol, hacen que disminuya el retorno venoso de las piernas, aumente la hematocrito (la sangre se vuelve más espesa) y se favorezca la aparición de trombosis venosa, con el peligro de que el coágulo emigre a los pulmones.

Recomendaciones:

- Procurar caminar cada dos horas. Los pasajeros con alto riesgo de trombosis, enfermedades circulatorias (varices), trastornos de la coagulación, embarazadas y personas obesas, deberían procurar sentarse cerca del pasillo o de salidas de emergencia, porque facilitan la movilidad y la deambulación.

- Ver al menos 2 litros de líquidos en viajes largos. Evitar beber alcohol porque favorece la eliminación de agua y provoca cierto grado de deshidratación, y la sangre se hace más espesa.

- No llevar pantalones apretados y si hay varices o antecedentes de trombosis venosa, llevar media o calcetín de compresión.

- No cruzar las piernas (dificulta el retorno venoso) y no llevar equipaje entre las piernas porque dificulta su movilidad.

- En pasajeros con factores de riesgo de trombosis venosa (que tienen varices, que han tenido antes una trombosis venosa...) es importante hacer profilaxis con heparina de bajo peso molecular (HBPM), antes y durante el viaje (su médico la puede recetar)

eco-CHIVA Girona s.l.p - Girona - 972 204 350 - info@tractamentdevarius.cat - Nota legal
Gestor web Comunicatek
Este sitio web utiliza cookies. Si hay todavía vela consideraremos que usted está de acuerdo con su uso. Más información sobre cookies